La Técnica Alexander, un camino para optimizar al máximo nuestras actividades cotidianas, por Pablo Buniak

La Técnica Alexander, un camino para optimizar al máximo nuestras actividades cotidianas

Por Pablo Buniak


pabloworking

F.M. Alexander sostenía la indivisibilidad de cuerpo y mente, en el sentido en que cualquier suceso que ocurriera a nivel físico tendría su consecuencia a nivel psíquico o emocional, y a la inversa.

Solemos traducir situaciones emocionales conflictivas en tensión muscular, un dolor abdominal puede tener una causa mental, y de igual manera la liberación de algún músculo contraído puede originar un alivio emocional, es decir que cuerpo y mente interactúan entre sí, conformando de este modo un organismo psicofísico unido e indivisible.

Por lo tanto se suele definir a la Técnica Alexander como un método de reeducación psicofísica que va orientado a hacernos conscientes de los patrones y hábitos corporales, posturales y de movimiento que tenemos en nuestra vida cotidiana y que generan, de alguna u otra manera, el desarrollo de un uso inadecuado de nuestro organismo que poco a poco se ve afectado en su funcionamiento.

A través de las manos, el profesor de Técnica Alexander colabora en la detección de aquellos hábitos perjudiciales para poder generar nuevas experiencias y posibilidades de movimiento.

La Técnica es un medio para lograr mayor libertad física y de movimiento, quitar dolores, prevenir lesiones, mejorar el uso de la voz,   reducir el estrés, mejorar la postura y la respiración y por sobre todo, crear nuevos hábitos saludables para optimizar cualquier actividad o profesión que se realice.

¿Para quién es la Técnica Alexander?

La Técnica Alexander en caso de dolores y lesiones

La Técnica Alexander ayuda a liberar tensión innecesaria y de esta manera calma dolores provenientes de contracturas y sobreesfuerzos. También es de poderosa ayuda en el caso de dolores posturales o aquellos causados por hábitos de uso muscular pocos favorables para el organismo todo.

La Técnica Alexander aplicada a músicos, cantantes, actores y bailarines

Como toda actividad cuyo instrumento fundamental es el propio cuerpo, en las artes escénicas, la Técnica Alexander permite mayor libertad y fluidez en el movimiento y de igual manera nos enseña a hacer consciente lo que sucede en todo el organismo al momento de ejecutar un instrumento, de cantar, bailar o actuar. Por otro lado, la toma de consciencia del propio organismo, y el trabajo profundo sobre la observación, desarrollan una mayor presencia escénica. “Presencia”, como una manera de estar en el aquí y en el ahora.

En el caso de los músicos instrumentistas, son muy comunes los dolores en manos, antebrazos y muñecas, e incluso el desarrollo de tendinitis, esguinces, y otras patologías que interfieren en las actividades y por ende en el desempeño musical causados, en la mayoría de los casos, por una sobrecarga muscular y por un uso postural incorrecto. En este caso la Técnica es una maravillosa herramienta para deshacer aquellos puntos de tensión al momento de tocar y tomar consciencia de la sobreexigencia muscular que se   ejerce innecesariamente.

Los Cantantes, Actores, Locutores, Oradores o cualquier persona cuya profesión dependa del uso de la voz, desarrollan a partir de la técnica mayor capacidad y coordinación respiratoria, lo que permite que el canto, el habla, la declamación y el discurso sean mucho más libres, sin interferencias ni bloqueos producidos generalmente en la musculatura abdominal, o en la del cuello y espalda, así como también trastornos en la articulación témporomandibular.

En los Actores, los resultados obtenidos a partir del uso de la técnica optimizan la actividad actoral, el uso de la voz se ve enormemente beneficiado por una respiración más fluída y una coordinación muscular más apropiada y cualquier exigencia física que demande determinado personaje será contemplada bajo la luz de la toma de consciencia de los músculos que intervienen y de un uso más apropiado para el desempeño en el escenario.

Los Bailarines también se ven beneficiados con la práctica de la Técnica Alexander, logrando capacidad para usar el cuerpo con eficacia y fluidez, eliminando hábitos relacionados al “hacer” específico de la danza, que se traduce en muchos casos en tensión, desgarros, etc.

La Técnica Alexander es, en la actualidad, materia obligada en los principales conservatorios y escuelas de arte del mundo, como Julliard School en New York, la Royal Academy of Dramatic Art, Londres y la Royal Academy of Music, Londres, por dar algunos ejemplos.

La Técnica Alexander aplicada a los Deportes

Mejora el rendimiento, y el desempeño deportivo al canalizar de manera productiva el movimiento y el uso muscular. Previene lesiones y ayuda a la pronta recuperación de las ya producidas.

En conclusión

La Técnica Alexander es una poderosa herramienta que nos enseña a mejorar el uso de nosotros mismos, a optimizar el uso muscular sin utilizar energía o tensión innecesaria. Por lo tanto cualquiera sea la actividad que realicemos, siempre nos veremos beneficiados al reeducar los patrones de uso que de algún modo interfieren en nuestro desempeño cotidiano. Sentarnos, pararnos, caminar, utilizar la computadora, dibujar, nadar, conducir un automóvil, etc. En toda actividad que realicemos tenemos la posibilidad de reeducar aquellos hábitos perjudiciales y encontrar nuevas posibilidades para movernos con libertad, sin tensión y sin estrés.

Lo que se ha dicho de la Técnica Alexander

«El trabajo realizado por el Sr. Alexander es de una importancia capital en nuestro trabajo y debería estar incluido el los programas de estudios de las facultades de medicina.»

BRITISH MEDICAL JOURNAL

 «Alexander no sólo estableció los principios de una ciencia de largo alcance sobre los movimientos aparentemente involuntarios que llamamos reflejos, sino que la definió como una técnica de corrección y de autocontrol. Lo que significa una contribución sustancial a nuestros escasos recursos en materia de educación personal.»

GEORGE BERNARD SHAW, dramaturgo

 

“La Técnica Alexander es un medio para cambiar pautas de reacción estereotipadas mediante la inhibición de ciertas tendencias posturales, es un método para ampliar el campo de la conciencia de modo que no sólo incluya la excitación, sino también la inhibición a fin de obtener una mejor integración de los elementos reflejos y voluntarios en una pauta de respuesta.”

 FRANK PIERCE JONES, Antiguo Director del Instituto de Investigaciones Psicológicas de la Universidad de Tufts, Massachusetts

 «Aprendiendo a usar la musculatura de una manera diferente podemos solucionar muchos de los problemas de movilidad y hasta algunas dolencias tanto físicas como mentales.»

 NIKOLAAS TIMBERGEN, premio Nobel de Medicina 1973

 

«El señor Alexander ha prestado un gran servicio al estudio del hombre al relacionar insistentemente cada acto aislado con el individuo integrado y completo, el hombre psicofísico en su totalidad. Dar un paso no es solamente cuestión de utilizar una u otra extremidad, sino que depende de la actividad neuromuscular total de ese momento, lo que incluye tanto la cabeza como el cuello.»

 Sir CHARLES SHERRINGTON, premio Nobel de Fisiología y Medicina

 

«Los aparatos electrónicos (de electromiografía y electroencefalografía) han confirmado las ideas expuestas por Alexander y han dado credibilidad a la técnica que descubrió a finales del siglo XIX para enseñar a los adultos a tomar conciencia del mal uso que hacían de su cuerpo, a eliminar los handicaps y a conseguir de ese modo un mejor manejo de los mismos (es decir, un aumento de habilidad), tanto física como mentalmente.»

 RAYMOND DART, descubridor del primer eslabón perdido entre el hombre y su ancestro simio, el Australopithecus

 

«En el estado actual del mundo, es evidente que el control que hemos conseguido sobre las energías físicas como el calor, la luz, la electricidad, etc. es algo peligroso por no haber asegurado primero el control sobre nosotros mismos. Si se puede desarrollar una técnica que capacite a los individuos para asegurar el manejo realmente correcto de sí mismos, el factor del que depende el uso final de todas las formas de energía quedaría bajo control. Y el señor Alexander ha sido quien ha desarrollado esta técnica.»

 JOHN DEWEY, filósofo

 

«La T.A. proporciona todo lo que buscamos en un sistema de educación física: Alivia la tensión debida a desajustes corporales y consecuentemente mejora la salud física y mental.»

 ALDOUS HUXLEY, escritor

 

«La postura erguida del hombre es una consecución única… un equilibrio de lo más delicado, una ecuación de fuerzas producida por la interacción de los mecanismos sensorial y motor mediante el cual desaparece todo esfuerzo muscular. La clave de toda la actuación radica en esta reducción del esfuerzo.»

 H. M. CARRINGTON, profesor de Técnica Alexander, alumno directo de F.M. Alexander

 

«La técnica Alexander es una alternativa realista a los betabloqueantes en el control de la presión arterial alta inducida por el estrés.»

 Dr. BENT OSTERGAARD, cardiólogo, Hospital de la Universidad de Aarhus, Dinamarca

 

«El método del señor Alexander aborda al individuo como un todo, como un agente autorrevitalizador. Recondiciona y reeduca los mecanismos reflejos y pone sus hábitos en relación normal con el funcionamiento general del organismo concebido como un todo. Considero que este método es plenamente científico y educativamente sólido.»

 GEORGE E. COGHILL, anatomista y fisiólogo

 

«Da una flexibilidad general y una facilidad de movimiento, una mayor libertad de acción de los ojos, menos tensión en las mandíbulas, más relajación en la lengua y en la garganta, así como una respiración más profunda. También produce una sensación de ligereza y una disminución del esfuerzo que antes se creía necesario para mover las extremidades. El movimiento se vuelve libre y natural, deja de ser espasmódico y tenso.»

 EDWARD MAISEL, director del Instituto Americano de Investigación de Educación Física

 

“Recomiendo sin paliativos la práctica de la técnica Alexander a todos los músicos. Se ha demostrado que es un buen catalizador para desarrollar la coordinación cuerpo-mente, cosa esencial para la buena interpretación de cualquier instrumento.”

 GOUGH MATHIEWS, director del Royal College of Music, Londres

 

«Encuentro muy útil para mi trabajo la técnica Alexander. Las cosas ocurren sin esfuerzo. Llegan a ser naturales y relajadas. Le recomiendo que busque un profesor de Alexander para que se la enseñe.»

 JOHN CLEESE, actor y director británico

 

«La técnica Alexander me resolvió un problema de espalda que arrastraba desde hacía tiempo, mejoré mi posición a caballo y mi habilidad hípica. Los jinetes que aprenden esta técnica siempre presentan mejoras significativas en su equitacíón.»

 DANIEL PEVSNER, miembro de la Sociedad Británica de Hípica

 

«Gracias a la técnica Alexander me pude rehabilitar y puede volver a correr después de 25 años de incapacidad por culpa de las lesiones, hasta el punto que fui capaz de obtener diez récords mundiales para veteranos en 1982.»

 PAUL COLLINS, campeón de Canadá del Maratón 1949-52, poseedor del récord mundial de veteranos en 10 carreras desde la de 200 kilómetros hasta la de Los 6 días

 

«La técnica Alexander transformó mi vida. Es el resultado de un genio reconocido. Se la recomiendo a todo el mundo.»

 TONY BUZAN, inventor de Mind Maps, autor de Use Your Head (Use la cabeza) y The Evolving Brain (El cerebro en evolución)

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s